El “Naranjazo”

La tranquila ciudad de Curicó, que en 1964 se transformaría en el centro de las miradas

“Y la historia termina mal por un naranjazo fatal”. Esa frase, contenida en una edición de Revista Topaze de septiembre de 1964, tenía, pese al tono jocoso característico de la legendaria publicación, una connotación bastante mas seria de la que aparenta. Tanto así, que, indirectamente, hasta el día de hoy vivimos sus efectos en nuestra clase política. Y, lo mas curioso, por una situación que vista con la luz del tiempo, difícilmente debiera tener repercusión nacional.

Como muchos pueden saber, de acuerdo al marco de la Constitución de 1925, cada vez que se producía una vacante en algún escaño parlamentario, siempre que esta fuera antes de seis meses de la siguiente elección, se procedía a una elección uninominal complementaria para que el vencedor de la misma ocupara el escaño vacío. Así había sucedido en numerosas ocasiones y lo mismo sucedio a la muerte del diputado por Curicó Óscar Naranjo Jara, del Partido Socialista, en diciembre de 1963.

La elección quedó fijada para el 15 de marzo de 1964 y, dada la proximidad de las elecciones presidenciales (seis meses despues) la complementaria fue inmediatamente presidencializada por los partidos y la prensa. Contextualicemos: para elegir al sucesor del Presidente Jorge Alessandri habían tres opciones en carrera. Los demócratacristianos, que postulaban al senador por Santiago Eduardo Frei; el FRAP (que agrupaba a socialistas y comunistas) que por tercera vez llevaba a la papeleta al senador Salvador Allende y el oficialista Frente Democrático (radicales, conservadores y liberales) que presentaba al senador radical Julio Durán, quien corría hasta ese momento con el favoritismo para suceder al “Paleta”.

Sin embargo, como decíamos, esta elección

El Presidente Jorge Alessandri (junto a John F. Kennedy). El tema de su sucesión marcaría la complementaria de marzo del 64

 se vio influida por el resultado de la complementaria por Curicó. La tienda de la flecha roja postuló a Mario Fuenzalida, el Frente Democrático al conservador Rodolfo Ramírez; mientras, el FRAP en una jugada estratégica, presentaba al hijo del parlamentario fallecido, el médico Óscar Naranjo Arias. Empero, todos los calculos apuntaban a que Curicó, zona tradicionalmente de derechas (dada la fuerza que tenía el Partido Conservador Unido en las zonas agrícolas hasta esa fecha), daría un triunfo al conservador Ramírez.

Y llegó el día: al final de la jornada, una sorpresa recorría el país. No por el resultado del candidato decé, que quedó en un previsible último lugar (27,7%), sino que porque pese a todos los pronósticos el socialista Naranjo derrotaba (39,2%) al candidato oficialista (32,5%). De este modo se provocaba un terremoto político, los partidos de Gobierno rompian la alianza y conservadores y liberales corrían a apoyar la candidatura de Frei, bajo la lógica del “Mal menor” que impediría un triunfo del marxismo y unos debilitados radicales decidían correr solos junto a Durán.

¿Consecuencias?. Apoyado por una derecha política desgastada que no puso ninguna condicion para brindar su respaldo Eduardo Frei ganó cómodamente las elecciones presidenciales, para rápidamente decepcionar a conservadores y liberales. Y en la siguiente elección parlamentaria (marzo de 1965) los tradicionales partidos de derecha que se habian ausentado voluntariamente de las presidenciales recién pasadas, fueron barridos de ámbas cámaras (de hecho no eligieron ningún senador) a favor de los candidatos demócratacristianos.

El PCU y el PL se terminarían disolviendo en 1966 para dar pie al Partido Nacional; y nacería en la derecha chilena un temor enorme a las complementarias que de hecho quedaría de manifiesto tanto en la Constitución de 1980 como en la reforma de 2005, en que no se tuvo en consideración la elección complementaria como mecanismo de provisión de cargos.

Una elección complementaria en que seriamente nadie podria dar mayor connotación a sus efectos que la de proveer un cargo pero en la cual una reacción histérica terminaría por alterar los mecanismos de reemplazo parlamentario por las siguientes décadas.

Está de mas – Ginette Acevedo (ganadora del Festival de Viña el año del “Naranjazo”)

Anuncios

Acerca de rodrigoflorestoro

Un abnegado trabajador del Derecho que lucha por escribir mientras el tiempo le cunda, de todo un poco: política, deportes, cultura, historia... una ensalada de temas con una vision muy particular.
Esta entrada fue publicada en Anécdotas, Bicentenario, Historia, Política. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a El “Naranjazo”

  1. Patricio dijo:

    No lo pudiste haber dicho mejor: Una reacción histérica

    Yo soy de la siguiente postura, aqui va parte de “Mi Manifiesto”:
    1.- Cursus honorum: El que quiera ser Concejal ha de ser primero pdte de Junta de Vecinos; El que quiera ser Alcalde ha de ser primero Concejal; El que quiera ser Diputado ha de ser primero Alcalde de la comuna del Distrito; El que quiera ser Senador ha de ser primero Diputado de la Circunscripción Senatorial donde se encuentra el Distrito.

    Así se fomentan verdaderos liderazgos desde las regiones y se evita la llegada de políticos “afuerinos” que nada tienen que ver con la realidad local.

    2.-Límite de reelecciones parlamentarias: En plena concordancia con lo anterior y si uno quiere una “renovación” en los cuadros políticos y evitar a los políticos “apernados” establecer categóricamente un límite en las reelecciones de diputados y senadores.

    3 .-Sistema uninominal (por lo menos en la Cámara de Diputados): El que saca mas votos gana y los demás para la casa; así se eliminan “pactos por omisión” y otros negociados por el estilo y se estimula la competencia política, enriqueciendo el debate y empoderando al votante para que pueda “castigar” al que haya hecho mal su pega

    4.-Compatibilidad parlamentaria: Que si algún parlamentario es llamado al gabinete no tenga porqué abandonar su escaño (de alguna forma el Pdte. puede torcer la voluntad del ciudadano que eligió a un parlamentario por todo un período, convocándolo al gabinete y al rato echarlo).

    5.- Sincronicidad: Si la eleccion de Pdte dura 4 años; la eleccion de Senadores dura 8 años alternadamente; la eleccion de diputados dura 4 años y la eleccion de alcaldes y concejales dura 4 años; Porque cresta no sincronizan las elecciones de una puta vez Se elige cada 4 años Presidente, Diputados, Alcaldes y Concejales y elección por medio se eligen a los Senadores: Eso de elecciones cada 2 años es una pelotudez y un despilfarro de plata fiscal escandaloso (fabricar votos, movilizar tropas, cerrar locales de votación a mitad de semana, etc).

    Esop

  2. rodrigoflorestoro dijo:

    El fenómeno del “Naranjazo” merece dos análisis. Uno de ellos es el que has planteado tu, dados sus efectos en el procedimiento de reemplazo de los escaños parlamentarios y, mas allá, respecto del poco respeto que se tiene por quienes hacen política local de parte de los partidos. Mas allá de ciertas precisiones o arreglos que pueden hacerse a tu propuesta, en general da en el clavo: hay que generar mecanismos que tiendan a cumplir con tres funciones (sin mencionar la mas evidente, como es la de proveer cargos, jajaja): dar representatividad real a quienes ocupen cargos de elección popular, dar tiraje a la chimenea y promover la participación en los propios partidos dado el espacio que se generaría a nivel local de los mismos.

    La segunda arista es el fenómeno histórico mismo y el temor atávico que generó el procedimiento de elecciones complementarias hasta la fecha. Lo mas curioso es que en rigor ni antes ni despues se le dio a las elecciones complementarias ese carácter tan fatídico que algunos le asignaron al Naranjazo (casi como si ahi se acabara la vida política de Chile). Entre el Naranjazo (marzo de 1964) y el fin del régimen institucional con el pronunciamiento militar (septiembre de 1973), se realizaron las siguientes elecciones complementarias:

    – 1966: para proveer un escaño en Valparaíso (muerte del radical Carlos Muñoz), triunfo del DC Juan Montedonico.
    – 1966: para proveer un escaño en Temuco (muerte del conservador Venancio Coñuepán), triunfo del DC Sergio Merino
    – 1967: para proveer un escaño senatorial en O’Higgins y Colchagua (muerte del socialista Salomón Corbalán), triunfo de la PS María Elena Carrera (su viuda)
    – 1968: Para proveer un escaño senatorial en Bíobio, Cautín y Malleco (muerte del DC José García), triunfo del radical Alberto Baltra
    – 1971: para proveer un escaño en Valparaíso (muerte de la DC Graciela Lacoste), triunfo del independiente DC Óscar Marín
    – 1971: para proveer un escaño senatorial en Chiloé, Aysén y Magallanes (por haber sido electo Presidente de la República el socialista Salvador Allende), triunfo del PS Adonis Sepúlveda.
    – 1972: para proveer un escaño en La Serena (muerte del comunista Cipriano Pontigo) triunfo de la PC Amanda Altamirano
    – 1972: para proveer conjuntamente un escaño de diputados en Linares (por abandono del nacional Carlos Avendaño) y de senador en O’Higgins y Colchagua (por muerte del DC José Isla). Triunfos del nacional Sergio Díez y del DC Rafael Moreno, respectivamente.

    Y ahí está el punto: la última complementaria de la historia dificilmente pueda ser interpretada como mala para la derecha. Sin embargo el temor post Naranjazo ha persistido, ilógicamente, hasta el dia de hoy (siendo que ninguna de las complementarias siguientes, ya detalladas, trajo un efecto tan devastador psicologicamente para el sector).

    En fin, eso, por ahora.

    Saludos

  3. Patricio dijo:

    Claramente el error fue tomar la elección de diputado como un “termómetro político”. A lo sumo era una encuesta “vinculante” sobre un universo bien acotado

    Habría que, en caso de que se sincronicen las elecciones parlamentarias y presidenciales, señalar que cuando falte 1/4 o menos del tiempo para enterar el período parlamentario, se pueda llenar por sujeto designado por el partido al que pertenecía (si era indepdte queda vacante)

    Ej: elecciones año 2000 y diputado por Malloa (DC) muere el año 2003, se rellena con otro DC pero si el individuo fallece el 2001 o 2002 –> elecciones complementarias

    Saludos

    • Verónica Canales dijo:

      Patricio, me es difícil entender que en política las decisiones puedan ser consideradas como errores, de tal forma que los cálculos de los actores, al modo que Karl Popper señala, son objetivamente apropiados a las características de una situación. Lo cierto es más bien que el mal sabor de la profecia autocumplida de la derecha llenó de pánico a sus partidarios. Y el pánico (irracional, absurdo, como quiera denominarse) se hace espacio en el “cálculo” y la “estrategia” de los actores.
      Aunque sea una muestra acotada de votos, el valor de los recursos o las arenas en la política no es (la mayoría de las veces, quizá) proporcional a su tamaño físico atribuíble.
      Por otro lado, concuerdo con los demás la necesidad de modificar (para mi sustancialmente) el sistema de elecciones.
      Chao binominal

      Saludos!

  4. NARANJAZOS Y PIÑATAS POLITICAS ELECTORALES (Encuestas prehistoricas)
    Interesante blog, felicitaciones al editor. Ademas creo que la informacion bien documentada se constituye en hechos historicos y sociologicos objetivos. Aun que no comparta totalmente las opiniones y comentarios, el analisis y discusion de estos topicos ayudaria a entender e interesar algo mejor al mundo de los jovenes por la politica. Saludos, EBC. http://eberda.wordpress.com http://paper.li/eberda/1320349580

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s